Comportamiento de las carteras crediticias en latinoamérica, antes del covid-19 y en la nueva normalidad


Las condiciones operativas de los bancos se deterioraron abruptamente en 2020 debido a la pandemia de COVID-19 y a la posterior caída del petróleo. Se ha pronosticado que la recuperación será muy lenta. La perspectiva de las calificaciones de bancos se ha tornado marcadamente negativa desde abril de 2020; no obstante, se ha buscado mitigar el impacto, en cierta medida, con los balances fortalecidos de los bancos, el apoyo de las autoridades a hogares y empresas, la flexibilidad adicional ofrecida por los reguladores y la recuperación económica sostenida. Es un hecho que la pandemia ha acelerado la digitalización bancaria, desencadenando otra ronda de reestructuración e impulsando la consolidación.